Abrió los ojos y se asomó a la ventana. El mar Mediterráneo, de un azul oscuro, le recordó los kilómetros que le separaban del lugar donde nació. a pesar de todo, de lo difícil que había sido el camino, sentía que estaba en casa. Había tenido la oportunidad de construir una nueva historia, había encontrado personas que le habían acogido como si fuera uno más.

EL CAMINO A LA LIBERTAD

Enying Chen, Ani para sus amigos alicantinos, llegó a Alicante para pasar unas cortas vacaciones. Sin embargo, la ciudad la cautivó y decidió embarcarse en una aventura que dura ya más de 30 años. En la actualidad tiene una gestoría y colabora con la Concejalía de Inmigración de Alicante para ayudar a que los nuevos inmigrantes chinos se sientan como en casa.

Daniel Humberto Serna y Blanca Nubia Zuloaga tuvieron que salir de su Colombia natal por motivos políticos. El camino que han recorrido ha estado lleno de obstáculos, pero en Alicante han conseguido retomar la vida que un día se vieron obligados a dejar. 

Ramón Antonio Rosario González emigró de República Dominicana con 19 años con el propósito de ayudar económicamente a su familia. Un viaje en avión fue el inicio de una nueva vida en la que empezaba de cero. Años después, este dominicano de 33 años se considera un alicantino más y ha conseguido sacar adelante a dos hijos y mantener dos negocios en la ciudad de Alicante.

Natalia Korobeyshchikova - Serebrova vive en Alicante desde hace más de 15 años. Un deseo de romper con las estrictas normas impuestas por sus padres y por la sociedad rusa le hizo dejar una vida llena de facilidades y viajar a esta ciudad para probar nuevas experiencias.

UNA MANO TENDIDA A ORIENTE

VER VÍDEO

VER VÍDEO

VER VÍDEO

VER VÍDEO